Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

Las marcas de cantería no son signos cabalísticos o iniciáticos

 

A las marcas que vemos a veces en los sillares de los monumentos medievales, especialmente los religiosos por ser los más abundantes, se las ha querido relacionar con supuestas asociaciones secretas de aquel tiempo, especialmente los masones, y con sus ritos iniciáticos. El hecho de que la masonería moderna tenga su origen en el gremio de los albañiles franceses (maçons), que se asociaban para defender sus derechos profesionales y para salvaguardar los secretos de su oficio, ha inducido a algunos a ver en aquellos canterotoda una organización mistérica que expresaba, con los símbolos incisos en los sillares que manejaban, un lenguaje esotérico de iniciación y otras arcanas conjeturas. A difundir esta idea ha contribuido sin duda el hecho de que la hermética masonería de siglos posteriores conservara el nombre original y la idea romántica de aquellos constructores del medievo que, a decir verdad, solo velaban por sus intereses, muy lejos de la teosofía o de otros recónditos planteamientos. De hecho, la mayoría de las marcas de cantería aparecen mucho antes del siglo XIII, en pleno fervor románico, mientras que las organizaciones masónicas de nuevo cuño comenzaron a cobrar fuerza muy avanzado ya el período gótico (siglo XIV), para eclosionar en los siglos XVIII y XIX. Pero aquello era ya otra historia. Eso sí, con la escuadra y el compás como enseña y algunos signos lapidarios con valor simbólico sobrevenido, al igual que no pocas alusiones a la gran arquitectura universal como telón de  fondo.

Sin embargo, las tan variadas y pintorescas marcas de cantería que descubrimos en nuestras detenidas visitas a los tesoros arquitectónicos de la Edad Media no son sino la firma de los diferentes alarifes que asentaron esos sillares, y por los que esperaban cobrar su merecido salario una vez hecho el recuento individual de cada marca. Algo práctico, por tanto, hasta el punto que se podría incluso saber hoy el número de maestros canteros que trabajaron entonces en una obra determinada con solo contar las diferentes marcas de cantería que todavía afloran en sus piedras.

 

 

Marcas de los canteros que trabajaron en la
construcción de la catedral de Santo Domingo
de la Calzada (La Rioja). Siglo XII.

NOES marcas de cantería2

San Miguel de Foces (Ibieca, Huesca). 1259.

NOES marcas de cantería3

Marcas de cantería halladas en la iglesia de
San Pedro de la Nave. El Campillo (Zamora).
Siglo VII. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *