Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

En ciertas bóvedas no hay que hablar de plementos, sino de gallones

 

Una vez que los romanos hubieron propagado por todo el Imperio el uso de la bóveda de cañón o medio punto que habían descubierto en Oriente —o aprendido tal vez de los etruscos—, y que resultaba ideal para cubrir espacios rectangulares, pensaron en utilizarla también para cerrar recintos cuadrados mediante el entrecruzamiento de dos de ellas, dando así origen a la bóveda de arista (2), que además era aún más resistente, ya que permitía distribuir con mayor eficacia los empujede la cubierta (1) hacia los muros exteriores. Los alarifemedievales, por su parte, tanto los del románico como los del gótico, no solo mantuvieron esa tradición, sino que probaron nuevas intersecciones en la bóveda de arista, y tras la aparición del arco apuntado u ojival, se operó una verdadera revolución en la técnica de montar cubiertas, dándoles cada vez un aspecto de mayor complejidad. Los paños (1) o plementos de las bóvedas entre una arista y otra no solo se multiplicaban, sino que acentuaban además su curvatura, al tiempo que las aristas se tapaban con nervios.

En muchos casos el pronunciado arqueamiento ojival de los plementos dio paso a una concavidad aún mayor, tan aparente, que originó en la misma bóveda —y a veces también en la cúpula— otras cuasibóvedas que daban al conjunto el aspecto interno de una mandarina cortada de través. A estas concavidades geminadaen el interior de la bóveda matriz o de la gran cúpula, con las que comparten la misma clave y la línea de imposta, las llamamos gallones (2) (del latín vulgar galleus o gajo), los cuales se presentan redondeados por su extremidad más ancha.

Lo que diferencia a un gallón de un plemento es que este es solamente un segmento curvo de la semiesfera, mientras que el gallón, por su pronunciada curvatura, constituye en sí mismo una pequeña bóveda entre dos nervios adyacentes. Y es tal la curvatura de los gallones en su base, que supera a la de la circunferencia que los envuelve, llegando a formar cada uno de ellos una especie de alargada y aguda hornacina, algo que no encuentra correspondencia en la simple esfericidad de los plementos.

 

 

noesgallones

la bóveda de cañón forma, al cruzarse
con otra igual, la bóveda de arista

Plementos de la bóveda de crucería de la
iglesia de San Miguel. Almazán (Soria). Siglo XII.

noesgallones3

Bóveda de gallones de la iglesia de San Juan
de la Rabanera. Soria. Siglo XII.

Bóveda de horno gallonada. Colegiata de Santa M.ª
de Arbás del Puerto. Villamanín (León). Siglo XII.

Cúpula gallonada de la iglesia de las
Angustias. Priego (Córdoba). 1773.

Cúpula gallonada de la capilla Sacramental.
Iglesia de Santa Marina. Sevilla. Siglo XIV.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *