Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

No hay que confundir gárgola con quimera

 

En la mitología griega, la quimera era un animal fabuloso, mezcla de cabra y león, que ostentaba además a veces sus respectivas cabezas. El mito perduró en la Edad Media y pasó a engrosar la lista del bestiario. El hecho artístico de que las gárgolade algunos de nuestros tejados más admirados, góticoy románicoespecialmente, adopten con frecuencia formas atroces o fantásticas no nos autoriza a llamarlas “quimeras”. Y al revés, no es de recibo que a las feroces quimeras que miran insidiosas desde lo alto de ciertos monumentos las identifiquemos como “gárgolas” solo porque algunas de estas se nos presenten con aspecto monstruoso o se sitúen descollando en aleros y partes prominentes de algunos edificios.

Lo que hace  diferentes a gárgolas y quimeras no es su apariencia, sino la función para la que han sido concebidas: las gárgolas evacuan fuera del edificio y en sitios estratégicos la lluvia que los canalones de las cubiertas (1) recogen, son el final del caño; las quimeras, en cambio, aparecen amenazantes aquí y allá con la sola misión de rematar, enaltecer y ornamentar ciertas partes de una construcción principal, por más que de vez en cuando sirvan también de ménsula o de acrotera (1).

(Es curiosa coincidencia meramente fónica que en castellano antiguo nuestra quimera de hoy fuese cimera —ambas tributarias del griego χίμαιρα (chímaira)—, aunque en principio nada tuviera que ver con cima alguna. Más tarde, sin embargo, por asimilación, vino a denotar la figurita fantástica que remataba los yelmos.)

 

 

NOES gárgola

Gaitero-gárgola. Monasterio de San Juan de
los Reyes. Toledo.

NOES gárgola2

Gárgola de la catedral de San Antolín. Palencia.
Siglo XV.

NOES gárgola3

Gárgola del Hostal Reyes Católicos. Santiago de
Compostela (La Coruña). 1511.

NOES gárgola4

Gárgola de la cabecera de la catedral de Sevilla. Siglo XVI.

NOES gárgola5

Gárgola cercana a la puerta románica
de la Almoina. Seo de Valencia. 1240.

gárgola moderna

NOES gárgola7

Una de las dos quimeras gemelas que coronan la
cubierta de la estación de Atocha. Madrid. 1892.

NOES gárgola8

Quimera del puente del Reino de Valencia.
Valencia. 1999. 

NOES gárgola9

Quimera de la Casa de los Dragones. Ceuta.
Siglo XIX.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *