Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

Pináculo, chapitel, aguja: en busca de la identidad perdida

 

La riqueza de un idioma se mide por la abundancia y precisión de sus voces. Ahora bien, es la precisión la que determina las voces necesarias de una lengua, y por tanto, su abundancia. Dando un paso más en este razonamiento, es manifiesto que las mentes más evolucionadas requieren mayor cantidad de términos para canalizar o expresar con veracidad y justeza los conceptos que la investigación y el raciocinio van descubriendo o concibiendo, y demandan nuevas palabras para ideas nuevas, buscan vocablos que expresen fehacientemente matices no alumbrados hasta ese momento, y así se va enriqueciendo el acervo idiomático. Por el contrario, al identificar con un mismo lema cosas distintas, se empobrece el idioma, mengua la virtualidad de la comunicación y con ello la capacidad de entendimiento. En última instancia, el equívoco y la ambigüedad, tan dañinos en las relaciones sociales, no lo son menos en los contextos culturales, y ambos, equívoco y ambigüedad, son producto de la ignorancia o el menosprecio del patrimonio verbal de un pueblo. Al léxico reduccionista y declinante del día a día se llega fácilmente: basta con no esforzarse por hallar la voz correcta, la palabra justa. Y esto a la larga atrofia el ‘músculo’ de la mente. Por el contrario, es sabido que quien cuida las palabras entrena su capacidad razonadora.

Si a todo elemento arquitectónico que termina en punta lo llamamos pináculo, habremos de despedir del diccionario no pocas voces y locuciones que se han acuñado a lo largo de los siglos con visión analítica para expresar algo más que lo que simplemente salta a la vista, para matizarlo, para elucidar aspectos complementarios con los que enriquecer el concepto general. Basta pensar en: piramidióncopete, coronel, remate cónico, bulboso o piramidal, ápice, cúspide, flecha (2), vértice, apéndice, corona cima (2), fastial, jarrón, cresta, piñón, gablete y, especialmente, aguja (1) y (2) y chapitel.

Ajustándonos a lo que su propio nombre indica, también en arquitectura entendemos por AGUJA todo elemento más o menos largo, delgado y puntiagudo que, en nuestro caso, sirve para rematar, en solitario o combinado con otras piezas finales, algunas construcciones o las partes elevadas de un edificio, como cúpulas, torres, campanarios, etcétera. Sin perder su esbeltez, adopta por lo general forma prismática. Especialmente en la arquitectura gótica y sus estilos (1) satélites, a la aguja la vemos también recubierta de croché, en abigarrada compañía de otras agujas de igual o diferente tamaño, formando grupos o recortando el perímetro de un edificio, enalteciéndolo con un mayor impacto visual. Por último, la aguja casa bien con los contrafuertey botareles de nuestras magnas iglesias, sobre los cuales se coloca a veces como ornamento y para aumentar el peso de dichos contrarrestos.

Al voluminoso PINÁCULO, de profusa labra y progresivo aguzamiento superior, se le ha reservado en la historia del arte un sitio de honor. Si la aguja, además de su menor tamaño, es un elemento ornamental accesorio, el cónico pináculo, por el contrario, descuella por su importancia, pues es pieza principal en la construcción. Forma parte destacada del frontis o de las torres que configuran la fachada. En algunas catedrales góticas se aloja inmediatamente detrás del hastial u ocupa nada menos que el puesto del cimborrio. Cuando lo hay, el pináculo es sin duda el elemento más sobresaliente de un edificio.

El CHAPITEL tiene, frente al pináculo, una diferencia determinante: sus cónicos paños (3) no son labrados, sino lisos (como mucho, cubiertos de gallones [3]). Su forma, en ocasiones bulbosa o con otros diseños que a veces adopta, también lo alejan del pináculo. En todo lo demás coincide con él, salvo que nunca sustituye al cimborrio, aunque puede coronarlo. Por lo demás, los chapiteles se prodigan con frecuencia sobre torres y torreones y hasta se dejan ellos mismos montar por una aguja lisa que acentúa todavía más su proyección celeste. No es chapitel, en cambio, ese tejado a dos o más aguas, de acusada inclinación en los faldones (1), con que se cubren algunas casas o palacios en países fríos para evitar que la nieve se acumule en la cubierta (1). Tampoco es un chapitel el piramidión de un obelisco.

 

Además de las siguientes imágenes, pueden verse más ilustraciones en las entradas correspondientes a pináculo, aguja y chapitel.

 

 

Pináculos de la fachada principal. Sagrada Familia.
Barcelona. 1882-?.

Así será el pináculo central de la
Sagrada Familia de Barcelona
en 2026

Catedral de Burgos

Torres chapiteladas de Arbide. San Sebastián. 1904.

agujas superiores exentas y agujas
inferiores rematando los contrafuertes
San Juan de los Reyes. Toledo. 1495.

Iglesia Mayor de Ulm (Alemania).
(Nunca fue catedral.) Siglo XVI.
Es el edificio gótico más alto del mundo.

NOES pináculo Toledo

Catedral de Toledo. Única en España que
remata su torre con chapitel, coronado
con el “trirregnum”, por ser sede primada.
Lo precede una aglomeración de agujas.

Torre con chapitel. Hospital Marqueses de Linares.
Linares (Jaén). 1917.

Torre con chapitel de Nuestra Señora
de la Asunción. Porcuna (Jaén). 1910.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *