Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

islámico

musulmán

Si en el origen del arte la religión ha jugado siempre un pa­pel determinante, en el arte islámico alcanza cotas eminen­tes. En un principio, sin embargo, o sea, en el siglo VII, no había nada definido; sus alarifes tomaban elementos artísticos de los pueblos circundantes, la mayoría tributarios aún del arte romano: el capitel corintio, la columna dórica, la bóveda de horno, la cúpula bizantina, el arco de medio punto o el persa apuntado o el de herra­dura… La mezquita, con planta (1) rectangular, navehipóstilacubiertas, patio con fuente y torre alminar, fue la pri­mera edificación netamente musulmana en la que confluyeron todos estos elementos, dando origen a un estilo (1) com­pletamente nuevo, una combina­ción nunca vista hasta en­tonces, en la que destacaba la profu­sión de ar­cos entrelazados, el uso multiplicador de la columna y la decoración cúfica y vegetal a base de estucos, yeseríay esgrafiados, alternando con mocárabey atauriquede creación propia y de trazados inverosímiles.

Más tarde se trasladará todo esto a los pala­cios y se logrará la perfección combinando plástica y naturaleza: el detallis­mo minucioso y estático de la decoración arábiga convivirá con elementos vivos como el agua y los jardines (almunia).

Con el paso de los siglos, por la imparable expansión del islam, el denominado «arte árabe» se irá enriqueciendo con aportaciones autóc­tonas que configurarán estilos muy diversos. En la penín­sula ibérica se conocerá como arte hispanomusulmán o andalusí.

El arte islámico no ha decaído nunca y ha estado pre­sente en los siglos posteriores, extendién­dose por el mundo de la mano de la religión corá­nica.

Véase también este artículo.

 

 

Mezquita de Córdoba. Siglos VIII-IX.

Palacio de la Aljafería. Zaragoza. Siglo XII.

Mezquita de la Roca. Jerusalén. Siglo VII.