Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

La Inquisición que vino de fuera

 

La Inquisición española funcionó, aunque muy debilitada ya desde finales del siglo XVIII, hasta 1834. Su ámbito de vigilancia y represión abarcó no solo las ideas contrarias a la fe católica expresadas en libros, cátedras y púlpitos, sino también las artes plásticas en sus múltiples manifestaciones. El celo sin embargo por erradicar estas últimas, o sea, el arte ‘obsceno’, ‘irreverente’ y ‘blasfemo’, comenzó ya bien entrado el siglo XVII, siglo y medio más tarde de que se instaurara el tan odiado tribunal, dado que las corrientes artísticas españolas, tradicionalmente auspiciadas por la Iglesia, no eran sospechosas de veleidades o desvaríos heterodoxos, librándose así el arte de las iniciales censuras inquisitoriales. Pero el tardío renacimiento humanista patrio, el exuberante barroco posterior y la Ilustración propiciaron finalmente que el eclesiástico clima de desconfianza afectara también al mundo de las artes.

La prolongada pervivencia de la Inquisición en España ha fomentado, dentro y fuera de nuestras fronteras, la creencia errónea de que dicha institución eclesiástica nació en la Península y que aquí desarrolló con exclusividad sus inicuas prácticas represivas. Recientemente (octubre de 2016), un personaje —juez para más señas— de supuesta circunspección cultural y poco dado al sensacionalismo escribía lo siguiente: «Normalmente quemamos la imagen, como antes lo hacía con el cuerpo la Inquisición (tribunal de excepción y tortura, de creación española, en tiempos de sus católicas majestades los reyes de Castilla y Aragón)». Flagrante resbalón frente a las evidencias documentales y los hechos de la Historia.

Lo realmente cierto es que en el mes de febrero del año 1231 el papa Gregorio IX instituyó en Roma el tribunal de la Inquisición para actuar de inmediato en Italia —especialmente en Sicilia y Milán— y muy poco después en Francia. Lo hacía para preservar competencias que consideraba suyas, frente a las severísimas leyes antiheréticas —pena capital incluida— del emperador alemán Federico II. De todas formas, esta decisión papal no hacía sino recoger el celo activo de siglos anteriores registrado en no pocas regiones europeas contra los herejes, tanto por parte de la Iglesia como del brazo secular.

Doscientos cuarenta y siete años después, el 1 de noviembre de 1478, los Reyes Católicos obtienen del papa Sixto IV la introducción en España del Santo Oficio de la Inquisición —muy boyante ya en Europa— mediante la bula Exigit sincerae devotionis affectus. Hasta entonces solo en el nordeste de la Corona de Aragón, por su vecindad con el mediodía francés, de donde pocedían los temidos herejes cátaros y valdenses, actuó ocasionalmente algún tribunal inquisitorial durante el reinado de Jaime I.

(Las irracionales y mágicas ordalías o «juicios de Dios» —que, entre otros pueblos, los hebreos y los griegos primitivos ya conocieron— se habían ido asentando en la cultura europea desde el siglo VI, a medida que los impulsores germanos de tales prácticas se iban estableciendo como nuevos dueños en las regiones del ya periclitado Imperio romano.)

Así que cuando se instituye en tierras ibéricas de forma estable la implacable instancia judicial del Santo Oficio, la Inquisición ya está bien curtida en torturas, juicios y sentencias condenatorias, aprendidos y practicados durante siglos allende los Pirineos y no precisamente en suelo patrio.

Lamentablemente estamos ante un ejemplo más de cómo la multiforme leyenda negra antiespañola ha calado tan hondo que no nos hemos librado tampoco del sambenito sobre el origen hispano de la Inquisición, el cual hasta los mismos españoles lo dan por cierto.

 

 

Puedes dejar un comentario

 

 Volver a No es lo que se dice