Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

Espira. Lo que la espira inspira

 

Espiral deriva de espira. El Diccionario de la Lengua Española (DLE) define espiral como una «curva plana que da indefinidamente vueltas alrededor de un punto, alejándose de él más en cada una de ellas». Como ejemplos ilustrativos menciona la «escalera espiral» (de caracol), la «espiral de un cuaderno» y la «hélice». Por eso sorprende que entre los significados de espira —que en su primera definición («vuelta de una espiral o de una hélice») viene a confirmar la derivación antes mencionada— el DLE anote como segunda acepción (ya desde 1884) algo que se aleja radicalmente del primer significado propuesto: «parte de la basa de una columna, que está encima del plinto». Con esta definición se está indicando directamente que el toro tiene aspecto de espira y que se encuadra por tanto en las formas helicoidales. O sea, lo contrario de lo que conocemos como toro, a saber: una gruesa moldura convexa y cerrada con forma de anillo que, como primer miembro de la basa, apeardirectamente sobre el estilóbato o el plinto.

Para tratar de entender el origen de la confusión, queremos aventurar que en un pasado remoto a alguien se le antojó que la suma de toro, escocia bocel, o sea, la basa entera vista de perfil y con buena dosis de imaginación —o con acusada presbicia— era como el arranque de una línea espiral, y por tanto la primera espira de un malogrado fuste embrionario. Y esto por querer salvar, tal vez, la aparente contradicción del DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) de 1817, que entendía por espira lo siguiente: «La basa de la columna, y quiere decir vuelta de circunvalación, porque las molduras de las basas son todas circulares y redondas.» Esta definición del lexicón académico no señala ninguna forma helicoidal, ciertamente, pero tampoco la descarta. Y esta es la primera constancia oficial que tenemos de espira en el repertorio lexicográfico.

La spira latina —de donde procede nuestra espira— no ofrece dudas al respecto, y la definición con que el Nuevo Diccionario Latino-Español Etimológico de Raimundo de Miguel (17.ª edición, 1924) encabeza el grupo de acepciones, todas más o menos del mismo tenor, es esta: «línea curva a modo de caracol». Publicado el “de Miguel” en 1867 como el primer compendio exhaustivo del latín en lengua española, es motivo de sospecha que entre los ocho significados que trae de spira figure en penúltimo lugar “basa de la columna”, copiando literalmente lo que ya dictaminaba el diccionario académico de 1817. Se respetaba así la máxima autoridad en materia lingüística.

Afortunadamente la segunda acepción de la voz espira del actual DLE entró en desuso años atrás, y la pretendida correlación nominal espira-toro o espira-basa dejó de tener vigencia hace tiempo, si es que en la práctica la tuvo realmente alguna vez. Pero ni la 23.ª edición del Diccionario de 2014 ni sus permanentes actualizaciones en línea dejan constancia de ello.

 

 

¿Espira? No, basa clásica.

Basas y fustes clásicos de la paraskenia del
teatro de Mérida (Badajoz). 15 a. e.

Iglesia de San Juan de la Cruz. Valencia.
Finales siglo XVII.

Iglesia de la Asunción. Calaceite
(Teruel). Finales del siglo XVII.

Iglesia de San Luis de los Franceses. Sevilla. Siglo XVIII.

Facultad de Derecho de Granada.
Antiguo colegio jesuítico de San
Pablo. Siglo XVIII.

 

 

(clica encima de las imágenes) 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario

 Volver a No es lo que se dice