Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

Pareadas y geminadas, columnas que cabe distinguir

 

Si bien el término pareada/o deriva de par, como equivalente a un conjunto de dos unidades, y que por consiguiente puede aplicarse a cualquier compuesto que lo refleje, en arquitectura se reserva tal denominación para identificar dos columnadiscretamente separadas una de otra que forman un todo sustentante. No hay que confundir, por tanto, las columnas pareadas con las columnas geminadas o adosadas, que como su nombre indica van pegadas entre sí y en número indeterminado.

Las columnas pareadas comparten en muchos casos el plinto y el cimacio (equino si corresponden al clásico orden dórico), en tanto que el capitel y la basa de cada columna, identificables en todo momento, se yuxtaponen. Las columnas geminadas, por el contrario, no siempre lucen sendos capiteles y basas, sino que con frecuencia exhiben un único y respectivo elemento para los dos fusteunitarios.

Las llamadas viviendas ‘pareadas’ tampoco hacen siempre justicia a su apelativo, ya que ni forman generalmente unidades pares ni hay entre ellas separación alguna que las aísle. Si de manera improvisada se les atribuye tal nombre debido a que están pared con pared una de otra, habría que buscar otro significante más certero, construido con pared como raíz semántica, que expresase a carta cabal su pretendido significado. El calificativo de ‘adosadas’ con que también se las conoce se ajusta mejor a la realidad que expresa.

 

 

Columnas pareadas del Apeadero de los Reales
Alcázares de Sevilla. Comienzos del siglo XVII.

Antiguas casas consistoriales. Úbeda (Jaen).
1514.

Columnas pareadas del ayuntamiento de Pamplona.
Siglo XVIII.

Único capitel para columnas geminadas. Pórtico
de la iglesia de San Lorenzo. Segovia. Siglo XIII.

Única basa y único capitel para columnas
geminadas. Claustro gótico del M.º de
San Juan de las Abadesas (Gerona).
Siglo XV.

Viviendas promocionadas como “pareadas”.
El Plantío (Madrid). 2002.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario

    Volver a No es lo que se dice