Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

No es lo que se dice

En el siglo VI a. e., a propósito de las medidas necesarias para ordenar el Estado, Confucio dijo:
«Lo primero que hace falta es veracidad en las palabras.
Si los nombres no son correctos, las palabras no se ajustarán a lo que representan,
y entonces las tareas no se llevarán a cabo, porque no se sabrá cómo obrar.»

 

Última actualización: 1 de abril de 2019

 

1.  Árabe islámico, juntos pero no revueltos.
2.  El discutido término “mudéjar”.

3.  Mudéjar: ni moro ni cristiano.

4.  La Inquisición que vino de fuera.
5.  El innecesario claristorio.
6.  Las no iniciáticas marcas de cantería.
7.  El desván de los recuerdos y el ático habitable.
8.  Una cosa es el trasaltar y otra distinta el trascoro.
9.  ¿Hay realmente puentesalomados“?
      10.  Vía de la Plata (hablando en plata).
      11. Ciclópeo y megalítico: cada piedra a su tiempo.
      12.  Confesonario y confesionario, algo más que una i de diferencia.
      13.  Pedestalpodio: dos formas de ver la vida.
      14.  Un cenotafio no huele a muerto.
              15.  Entre anfiteatro y teatro no hay ambivalencia.
      16.  Botarelescontrafuertes y otros remedios.
      17.  Pináculo, chapitelaguja: en busca de la identidad perdida.
      18.  Crucero y rollo pugnando por la hegemonía.
      19.  Picota y rollo: solo parecidos.
      20.  Toro y bocel: la basa clásica pide explicaciones.
      21.  Salomónica: una columna muy exclusiva.
      22.  Rivalidad entre gárgolas y quimeras.
      23.  Agujales y mechinales horadando muros.
      24.  A propósito del crismón “trinitario”.
      25.  Sobre vitralesclaraboyasvidrieras.
      26.  Crucero y transepto, cada cual en su sitio.
      27.  El inimaginado arte islámico.
      28.  Nunca hubo códices incunables.
      29.  El megalito informe y el conforme monolito.
      30.  La duplicada “catedral de la Seo.

      31.  Un redundante “castillo de la zuda.

      32.  La esdrújula mándorla y la llana acrotera.
      33.  Plementos que son gallones.
      34.  El íntimo cenador y la deambulada pérgola.
      35.  Cavetoescocia nacela, tres molduras diferentes.
      36.  Monasterio de monjes, convento de frailes.

      37.  Los ornamentales nervios de la bóveda de arista.

      38.  El romanovisigodo arco de herradura.

      39.  El  mal llamado “trasdosado“.

              40.  El hastial, el gablete y el piñón no son frontones.

      41. Tribunas y triforio, tributarios de una confusión.
      42.  Nadie pasa por debajo del umbral ni por encima del dintel.
                              43.  El término “rupestre” denota algo más que pinturas y cuevas.
                              44.  El indiscriminado uso del término “modernista”.
                              45.  Una casona no es necesariamente una casa solariega.
      46.  La chambrana y el guardapolvo no guardan parentesco                        

                                      47.  Ábsidetestero son cabecera, pero con matices.

      48.  Cúpula y cimborrio en libre concurrencia.
      49.  Bóveda y cúpula, a menudo intercambiables.
      50.  Ese incierto románico caravista.
      51.  La unitaria arquitectura románica de alarifes y canteros.
      52.  La aceña y el molino frente a frente.
                                      53.  Lo que la espira inspira.
                                      54.  Imposta: de elemento de apoyo a pieza ornamental.
      55.  Las inexistentes “claves menores”.
                                      56.  Fajones: los arcos de un malentendido.
      57.  Pareadas y geminadas, columnas que cabe distinguir.
      58.  Astrágalo y collarino, anillos de quita y pon.

 

«Imago animi sermo est.» La palabra es la imagen de la mente.