Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Galeria de Imágenes

 

Situando el cursor sobre la imagen, leerás su referencia, y haciendo clic con el ratón irás a la entrada correspondiente.

Pon a prueba tus conocimientos antes de desvelar el contenido de la imagen.

Última actualización: 3 de julio de 2020

 

  • toral
    1. Alusivo o perteneciente al arco toral, o sea, cada uno de los cuatro arcos que delimitan el es­pacio del crucero (1) donde se alza la cúpula, el cimborrio o una simple bóveda. En iglesias con tres o más naveseparadas por arcos y columnas o pilares (1), dos de los arcos torales son formeros respecto de la nave principal; los otros dos pueden en cierto modo considerarse formeros respecto de la nave transepto.
    2. Cada uno de los cuatro arcos que encierran una bóveda de arista (4).
    3. Relativo a toro, moldura.

     

     

    Tambor y bóveda ciegos sobre arcos torales.
    Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada.
    Urueña (Valladolid). Siglo XI.

    arcos torales sobre los que estriba
    una bóveda de crucería

    Pila bautismal con basa toral (toro y bocel).
    Iglesia de Santa Ana. Cantoral de la Peña
    (Palencia). Siglo XI.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • tórica
    1. Se dice de una moldura con forma de toro bocel.
    2. Califica como tal toda pieza que incorpore a su diseño una moldura tórica.

     

     

    Iglesia de San Juan de Busa. Biescas (Huesca).
    Siglo XI.

    Canecillos tóricos. Iglesia del Mercado o de Santa
    María del Camino. León. Siglo XII.

    Canecillos formados por dos molduras tóricas
    y una escocia. Villa romana de La Olmeda
    (Palencia). Siglo IV.

     

     

    ♣ (clica encima de las imágenes)

  • tornapunta

    o jabalcón o jabalón

    Pieza de arriostramiento inclinada que enlaza con otro elemento para sostenerlo. Entre sus muchas aplicaciones destaca la de actuar como refuerzo en las cubiertas (1) de madera. AlmojayaArriostrarCartela (3). CodalEntibadoHorcónRiostraTirante (3).

     

     

    tornapunta de armadura

    tornapunta de can

    tornapunta de vertiente
    Oronoz-Mugaire (Navarra). Siglo XVII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • tornavoz
    1. o cupulín. Dosel con forma de pequeña cúpula o similar, generalmente muy ornamentado y anclado al muro, que suele coronar un púlpito.
    2.  Doselete sobre los sitiales (2) de las sillería(2) de coro más suntuosas.
    3. En los grandes vanos de algunos campanarios, conjunto de lamas de piedra, metálicas o de madera inclinadas de arriba abajo y de dentro afuera con fines protectores frente a los impactos meteorológicos y la intromisión de aves, así como para orientar hacia el suelo el sonido de las campanas. Apenas conocido en España, está muy presente en los campanarios de Francia y otros países europeos.

     

     

    Iglesia de Santa María del Azogue.
    Benavente (Zamora). 1752.

    Catedral de Nuestra Señora de la
    Huerta. Tarazona (Zaragoza). Siglo XV.

    Sitiales con tornavoz. Coro de la catedral de
    Córdoba. Siglo XVII.

    Sitiales con tornavoz. Coro de la catedral de Toledo.
    Siglo XVI.

    Tornavoces de las torres-campanario
    de la Sagrada Familia. Barcelona.
    1882-1890.

    Campanario de la iglesia de Saint-Gengoult.
    Xaffévillers (Los Vosgos, Francia). Siglo XIX.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • toro

    Parte integrante de la basa de una columna. Se presenta como una gruesa moldura convexa con forma de anillo, que en los templos griegos y romanos descansa directamente sobre el estilóbato y en otros contextos sobre el plinto (1). Le siguen la escocia y el bocel, al que algunos llaman también toro por su semejanza con este, si bien el bocel tiende a ser menos grueso y es por lo común de menor radio (ver este artículo). Toral (3). Tórico.

     

     

    basa ática (plinto, toro, escocia y bocel)
    Museo Nacional de Arte Romano. Mérida
    (Badajoz). Siglo I.

    semibasa de columna adosada
    Templo romano de Córdoba. Siglo I.

    basas áticas de orden toscano
    Patio del Palacio de Carlos V. Granada. Siglo XVI.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • Toro y bocel: la basa clásica pide explicaciones

     

    La basa ática o clásica (1) está formada, de abajo arriba, por el plinto (1) (a veces carece de él), el toro, la escocia y el bocel. Algu­nos, por error, al bocel lo llaman también ‘toro’ por la semejanza que hay entre ambos anillos. Pero es una semejanza relativa, ya que el bocel exhibe notas exclusivas que le hacen acreedor de su propio nombre: se trata de un anillo de menor grosor y radio más corto que el toro, presenta labra (1) frecuentemente y está situado en la parte superior de la basa —al revés que el toro, que está abajo—, precediendo inmediatamente al fuste. Estos rasgos son suficientes para, evitando confusiones, identificar al bocel de la básica clásica con su específica denominación.

    Se da aquí una vez más el hecho de la indolente simplificación semántica que tanto desorienta. Sin embargo, no hay razón que excuse la no utilización de voces pertinentes que añaden precisión al concepto y obvian las innecesarias ambigüedades que se producen por poner el mismo nombre a cosas que son distintas.

    Si se establece que una basa clásica consta de dos toros —aparte de que habrá que explicar el porqué de esta univocidad—, nos encontraremos en la tesitura de tener que usar perífrasis para referirnos a un toro u otro a fin de evitar la ambigüedad, circunloquio que no se compadece con la economía del lenguaje, uno de los principios irrenunciables de nuestro idioma.

     

     

    basa ática con bocel labrado
    Pórtico norte del templo del Erecteión.
    Acrópolis ateniense. 421-406 a. e.

    basa ática con bocel liso
    Períptero de la iglesia de San Pietro in Montorio
    (mandada construir por los Reyes Católicos).
    Roma. 1510.

    toro de gran vuelo en basa románica
    Portada principal de la iglesia de San Nicolás
    de Bari. Avilés (Asturias). Siglo XIII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Puedes dejar un comentario

     Volver a No es lo que se dice

  • torre caballera

    o caballero

    Torre construida sobre la azotea de otra mayor. Durante la Reconquista era habitual que los cristianos, una vez rendida una plaza mora, levantaran sobre la torre principal de la alcazaba otra más pequeña a modo de remate, para alojar en ella una o más campanas, inconfundible señal sonora de la nueva religión oficial que acababa de instaurarse. Pero hay también torres caballeras no relacionadas con este hecho. Edículo (1).

     

     

    Torre albarrana de Espantaperros (1169)
    con caballero. Alcazaba de Badajoz.
    Siglo XVI.

    Campanario del siglo XVIII, que sustituyó a otro
    anterior, sobre la torre del homenaje del castillo
    de Fregenal de la Sierra (Badajoz). Siglo XIII.

    Alcazaba de Antequera (Málaga), siglo XV,
    con torre caballera reformada en 1582
    sobre la torre mora del homenaje.

    Dos de las tres torres caballeras del
    castillo de Barciense (Toledo).
    Siglo XIV.

    Castillo de Ciudad Rodrigo (Salamanca). 1472.

    Torre de Alarconcillo. Alarcón
    (Cuenca). 1328.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • torre del homenaje

    celoquia o  macho (3)

    En un castillo medieval de alguna importancia, bastión de más nobleza y de mayores dimensiones. Puede estar adosada al cinturón de la muralla o ir exenta. Albergaba las habitaciones del señor del castillo. En caso de ataque, constituía el último reduc­to defensivo. Debe su nombre a que en su salón principal se oficiaba la ceremo­nia feudal del ‘homenaje’, en la cual el señor entregaba al vasallo un feudo (tierras o rentas) a cambio de que este le prestara el debido auxilio y el consejo requerido («auxilium et consilium»). AtalayaDonjonTorrejónTorreón.

     

     

    Torre de Juan II o del homenaje. Real alcázar de Segovia.
    Siglos XII-XVI.

    Torre del homenaje del castillo calatravo
    de Alcañiz (Teruel). Siglo XII.

    Torre del homenaje, castillo de Alarcón (Cuenca).
    Parador nacional de turismo. Siglo XII.

    Castillo de Tiedra (Valladolid). Siglo XI.

    Castillo-palacio de Benisanó (Valencia).
    Segunda mitad del siglo XV.

    Castillo de Villalonso (Zamora). Siglo XV.

     

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • torrejón

    Castillo con torres en las esquinas o repartidas a lo largo de su perímetro, pero con una de tal tamaño que las demás quedan claramente empequeñecidas.

    Albarrana. Baluarte (1). Barbacana (1). BastiónCeloquiaCorachaHornabequeRevellín (1). Tenaza. Torre del homenajeTorre vigíaTorreón.

     

     

    Castillo de Fuensaldaña (Valladolid). Siglo XV.

    Castillo de los Zúñiga. Arévalo (Ávila). Siglo XV.

    Castillo de los Comuneros. Torrelobatón (Valladolid).
    Siglo XIII-XV.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • torreón

    Torre grande para defensa de un lugar. Puede darse aisladamente o en compañía de otras torres formando una muralla o un castillo. En este último caso el tamaño no es determinante, y se da la paradoja de que señalamos también como torreón (aumentativo de torre), aquellos cubo(2) que sobresalen en una muralla con menor envergadura que otras torres principales.

    AlbarranaAtalayaBaluarte (1). Barbacana (1). BastiónCeloquia. Cilindro (1). CorachaEscaraguaitaHornabequeRevellín (1). TenazaTorre del homenajeTorrejón.

     

     

    Torreones de la muralla de Ávila. Siglos XII-XIV.

    Torreón de Gonzalo Chacón.
    Arroyomolinos (Madrid). Siglo XV.

    Castillo de Berlanga de Duero (Soria). Siglo XV.

    Castillo de Belmonte (Cuenca). Siglos XV-XIX.

    Torreón del Gran Prior de la orden
    hospitalaria de San Juan. Alcázar
    de San Juan. Siglo XIII.

    Torre de Boabdil (construcción calatrava). Porcuna
    (Jaén). 1435.

    Palacio de la Aljafería. Zaragoza. Siglo XI.

    Torreón del Caballero de la Espuela.
    Daroca (Zaragoza). Siglo XIV.

    Castillo de Ampudia (Palencia). 1488.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • torso
    1. Volumen en posición vertical que se retuerce girando sobre sí mismo. El volumen torso más conocido es el fuste de sección helicoidal. Cuando se enrosca en solitario, forma la espira (1) de la columna salomónica; si se trenza pegado a otros fustes semejantes, da paso a la columna torsa o entorchada. Las columnas torsas más sencillas suelen hallarse en los claustros románicosVer este artículo y este otro.
    2. Parte del cuerpo humano sin cabeza ni extremidades.

     

     

    torsiones diversas que puede adoptar la columna
    salomónica

    Columnas salomónicas de la portada
    principal del ayuntamiento
    de Alicante. Siglo XVIII.

    Columnas torsas del pórtico del palacio de los Zapata.
    Llerena (Badajoz), Siglo XVI.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • toscano

    dórico romano

    Ver también: orden (1) toscano

    Quinto orden arquitectónico clásico (1), formado con elementos etruscos —procedentes de la itálica Etruria, la actual Toscana— y alguna aportación romana. Es menos rústico que el dórico griego, en el que se inspira, y al que supera en elegancia y esbeltez. Un entablamento (1) no siempre presente muestra arquitrabe liso a dos o tres bandas, sin triglifoy metopas. La columna es sin duda su aportación más destacada; consta de: fuste sin estríacon tendencia al adelgazamiento en el tramo superior, éntasis poco acusada o ausente, basa áticacapitel de escuetos equino y ábaco (1), este más delgado que el dórico. Debemos al estilo (1) renacimiento la propagación del arte toscano, que sustituyó al dórico en la conjugación de los órdenes clásicos tan en boga en los siglos XV y XVI. La columna toscana tuvo en España muy buena acogida, especialmente en la arquitectura civil.

     

     

    Columnas toscanas del Museo Palacio Abacial. Alcalá la
    Real (Jaén). 1791.

    Plaza Mayor de San Carlos del Valle
    (Ciudad Real). 1704.

    Columnas toscanas de la puerta del Príncipe.
    Plaza de Toros la Maestranza. Sevilla.
    Siglo XVIII.

    Piso superior del patio del renacentista palacio
    municipal de Villena (Alicante). Siglo XVI.

    Patio principal facultad de Derecho,
    antiguo colegio jesuita de S. Pablo.
    Granada. Siglo XVI

    Patio del palacio de las Veletas, sede del Museo
    Provincial de Cáceres. 1600.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • trabe

    Viga o madero largo y grueso que sirve regularmente para formar techos y dar consistencia a un entramado. En la construcción moderna las trabes son de acero o de hormigón armadoCabrio (1). PapoTablazón (2).

     

     

    Trabes de la antigua techumbre mudéjar de
    la arciprestal de Santa María del Salvador.
    Chinchilla de Montearagón (Albacete).
    Siglo XVI.

    trabes sin labra

    trabes de acero

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

     

  • tracería
    1. Decoración calada en piedra, yeso (1) o madera con motivos vegetales o geométricos. Muy presente en el arte islámico y mudéjar, con el gótico alcanzó cotas muy elevadas, especialmente en las arqueríade los claustros y en gabletesrosetones (1), doseletesacroteriocresterías.
    2. Las bóvedade tracería del gótico tardío, también llamado flamígero (1) florido por su exuberancia, están pobladas de moldura(terceleteligadura[1]) y florones, que proporcionan a su ya muy nervada (1) configuración una complejidad aún mayor, la cual hace difícil en ocasiones que podamos identificar los nervioverdaderos. Ver este artículo y este otro.

     

     

    Ojiva con tracería en piedra. Ventanal del claustro
    del monasterio de Santa María la Real. Nájera
    (La Rioja). 1528

    Iglesia de Santa María del Puerto.
    Santoña (Cantabria). Siglo XVI.

    Torres de Serranos. Antigua puerta de la muralla junto
    al río Turia. Valencia. Siglo XIV.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • trampantojo

    Trampa para el ojo. Engaño visual. Se obtiene pintando arquitecturas o figuraciones fingidas en muros o suelos o induciendo a alguna alucinación visual por la forma en que han sido colocados los materiales, simulando una realidad inexis­tente. Hallamos abundantes trampantojos en cúpulabóvedas barrocas, pero también los hubo en las paredes de las villas romanas y en las iglesias bizantinas prerrománicas, si bien en estos tres últimos casos se advierte claramente la voluntad de decorar y no la de provocar una ilusión óptica. El trampantojo también forma parte hoy del paisaje urbano, dando color y vida a los muros desnudos de algunos edificios o a los andamiode otros en restauración. El humor y la publicidad se han servido también de este artificio. Agramilado (1).

     

     

    Trampantojo en fachada ciega. Los Gatos (Santa Clara,
    California). Siglo XX.

    Trampantojo en fachada ciega. Plaza
    de los Cedazos. Tarragona. 1995.

    La imaginaria calle de Espoz y Mina pintada en una
    pared de la calle de la Cruz. Madrid. 1990.

    Casa del Ermitaño (decorada en origen con aspecto
    ajado y de abandono). El Capricho de la alameda de
    Osuna. Madrid. Inicios del siglo XIX.

    Trampantojo arquitectónico de la cúpula
    de San Antonio de los Alemanes o de
    los Portugueses. Madrid. Siglo XVII.

    Fachada fingida en una casa de la calle Alta. Santander.

    Pasillo de la tienda británica Casa
    Cerámica. Londres.

    Trampantojo cubo de Rubik

    Tienda FNAC de productos electrónicos
    y de entretenimiento. París.

     

     

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • 1 79 80 81 82 83 86

     

    Última actualización: 3 de julio de 2020