Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Galeria de Imágenes

 

Situando el cursor sobre la imagen, leerás su referencia, y haciendo clic con el ratón irás a la entrada correspondiente.

Pon a prueba tus conocimientos antes de desvelar el contenido de la imagen.

Última actualización: 8 de agosto de 2020

 

  • trencadís

    (escríbase: trencadís o «trencadís»)

    Forma de revestimiento decorativo en todo tipo de superficies, elaborado con fragmentos de azulejos o pequeños trozos de piedra con forma plana, típico de Cataluña ―Gaudí fue su creador― y de la región valenciana.

    AlicatadoAlicatar. Arrimadero. Alicer (1). Cosmatesco. Intarsia. LosetaManises. MusivoOpus sectileZócalo (2).

     

     

    Respiraderos del aparcamiento. Ciudad de las Artes
    y las Ciencias. Valencia. 2000.

    Tapia del instituto de educación secundaria
    Enric Valor. El Campello (Alicante).

    Mastín homenaje a la trashumancia (2016). Alameda
    de Cervantes o “La Dehesa”. Soria. Siglo XII.

    Rincón del Hornillo, Águilas (Murcia) 1985.

    Detalle de ducha en casa particular.
    Muchavista, El Campello (Alicante).

    Detalle del puente del Dragón sobre el río Guadaíra.
    Alcalá de Guadaíra (Sevilla). 2006.

    Paseo de la playa de Muchavista. El Campello
    (Alicante). 2003.

    Chimeneas. Palacio Güell. Antonio Gaudí.
    Barcelona. 1915.

    Fuente de los Bañistas recubierta de trencadís.
    Arona (Tenerife). 2011.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • trépano

    “a trépano”

    Técnica con que determinados objetos de marfil, hueso o piedra son labrados con la ayuda de una herramienta percutora de nombre trépano que va horadando la superficie eliminando el material so­brante, hasta formar afiligranadas y armó­nicas cavidades, a veces superpuestas. En los capiteles románicola labra (1) se hacía sobre bloque(2) calizos recién extraídos, de condi­ción ‘blanda’; después, el paso del tiempo y los agentes atmosféricos proporcionaban a la piedra la dureza y con­sistencia necesarias para hacerse perdura­ble. En todos los estilos los capiteles “a trépano” han gozado de especial predilección por parte de los canteros.  Calado (2).

     

     

    Claustro del monasterio cisterciense de S. Andrés
    de Arroyo. Santibáñez de Ecla (Palencia). Siglo XII.

    “Porta Speciosa” del santuario de Santa
    María de Estíbaliz. Argandoña (Álava).
    Siglo XI.

    Doble capitel de la ermita de Santa Cecilia.
    Vallespinoso de Aguilar (Palencia). Siglo XII.

    Cenefas a trépano de la puerta “dels Fillols”. Catedral
    vieja de Lérida. 1220.

    Capitel de la iglesia de San Martín
    de Tours. Frómista (Palencia).
    Siglos XI y XIX.

    Portada del “Palau” o de la “Almoina”. Catedral de
    Valencia. Siglo XIII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • tresbolillo

    ‘al tresbolillo’. En la configuración de determinados friso(3) y cenefas, forma de colocar las pequeñas piezas que lo componen, a saber: en filas paralelas, intercalando un espacio entre cada pieza, de modo que las piezas de cada fila estén frente por frente de los huecos de la fila inmediata, como si formasen triángulos equiláteros. El símil del tresbolillo, tomado de cómo se plantan vides, flores y otros vegetales, se ha asentado en arquitectura, principalmente en contextos decorativos, y se aplica, entre otros ejemplos, a la disposición lineal de los frisos de esquinillas y los ajedrezados.

     

     

    Ermita-basílica de Nuestra Señora del Valle. Monasterio
    de Rodilla (Burgos). Siglo XII.

    Iglesia de San Juan Bautista. San
    Juan de Raicedo (Arenas de Iguña,
    Cantabria). Siglo XII.

    Iglesia de San Andrés. Argomilla de Cayón (Sta. María
    de Cayón, Cantabria). Siglo XII.

    Frisos de esquinillas de alero y estribos.
    Iglesia de Santa María del Olivar.
    Estercuel (Teruel). Siglo XVI.

    Monasterio de Santa María y San Pedro de Alaón.
    Sopeira (Huesca). 1123.

    Frisos de esquinillas y otros del
    hastial occidental de la iglesia
    de Ntra. Sra. del Castillo. Aniñón
    (Zaragoza). Siglo XIV.

     

     

    ♣ (clica encima de las imágenes)

  • tribuna
    1. En la parte alta de los paños (3) interiores de una iglesia —especialmente si es románica o gótica—, galería (1) en serie y profunda sobre las navelaterales, dotada por lo común de arquería, que mira a la nave central sobre los arcoformeros de las crujías. Arquitectónicamente se inspiró en el discriminatorio matroneum, que el arte bizantino había tomado del arte paleocristiano y este a su vez había heredado del judaísmo. Pero aparte de su función social, la tribuna ampliaba el aforo del templo, enaltecía e imprimía ritmo a los lisos paramentos (1) y aligeraba las cargas estructurales de la fábrica en su conjunto. En las llamadas “iglesias de peregrinación”, que congregaban con frecuencia a muchedumbres, es donde mejor se ponía de manifiesto la utilidad de las tribunas. Desde allí se podían oír los sermones y seguir las ceremonias del culto. En algunas regiones, sin embargo, se concibieron las tribunas como espacios aéreos desprovistos de suelo, meros elementos ornamentales y también de descarga, pero en definitiva falsas tribunas. En Galicia hay tres iglesias románicas con esta característica: la basílica de Santa Marina de Aguas Santas, la antigua colegiata de Santa María de Xunqueira de Ambía y la iglesia del monasterio de Acibeiro. Pero también encontramos ejemplos en Toledo y Valladolid.
      La anchura de las tribunas coincide con la amplitud de las crujías. Puede haber tribunas corridas, que no presentan tabiquería entre sí, y tribunas estancas o compartimentadas. No debe confundirse tribuna con triforio (1) o ándito (1), pasillo estrecho igualmente arqueado (2) que en algunas catedrales —especialmente fuera de España— corre por encima de las tribunas, aliviando aún más la posible pesantez de los muros. En las catedrales españolas el triforio ocupa frecuentemente el lugar de la tribuna como zona de paso, inaccesible a los fieles. Ver también este artículo.
    2. Estancia en alto y con celosía a un lado del presbiterio, que permite seguir los oficios religiosos con discreción y reserva.
    3. Estrado desde el cual se dirige la palabra al auditorio. Ambón.
    4. Lugar elevado desde donde presidir un acto. Podio (3).
    5. Localidad o asiento preferente en un  estadio (2) o campo de deporte.

     

     

    Tribunas de la real colegiata de Roncesvalles (Navarra).
    Siglo XIII.

    Basílica de San Vicente. Ávila.
    Siglos XII-XIV.

    Tribunas de la iglesia de San Juan Bautista. Illueca (Zaragoza). Siglo XV.

    Falsas tribunas: basílica Santa Marina de Aguas
    Santas. Allariz (Orense). Siglo XII.

    Falsas tribunas. Iglesia de San Román (antigua
    mezquita). Museo de los concilios visigodos.
    Toledo. Siglo IX.

    Falsa tribuna. Iglesia de San Andrés. Aguilar de
    Campos (Valladolid). Primer tercio del siglo XV.

    Falsas tribunas. Iglesia del m.º cisterciense de
    Aciveiro (Pontevedra). Siglo XII.

    Falsa tribuna de la iglesia del monasterio de
    Santa María (canónigos regulares). Xunqueira
    de Ambía (Orense). Siglo XII.

    Iglesia del Perpetuo Socorro (redentoristas).
    Granada. 1671.

    Tribunas del presbiterio de la iglesia de San Juan el Real.
    Calatayud (Zaragoza). Siglo XVII.

    Tribuna de la capilla mayor. Salesas
    Reales. Madrid. Siglo XVIII.

    Tribuna de oradores del Congreso de los Diputados.
    Madrid. Siglo XX.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • Tribunas y triforio, tributarios de una confusión

     

    Según la teoría más generalizada, en la construcción de algunas catedrales románicay góticay otras iglesias principales enclavadas en las medievales rutas de peregrinación se hizo necesario, por la mucha afluencia de fieles en celebraciones especiales, disponer espaciosas galería(1) o tribuna(1) sobre las crujíalaterales, y a veces sobre la girola, que ampliaran la capacidad del templo, una vez que se completaba en planta (1) el aforo de las naves. (Lo que hacían en realidad era continuar la tradición del matroneum paleocristiano y bizantino, destinado a la separación de sexos, heredado a su vez del judaísmo.) Tenían dichas tribunas la misma anchura que las naves laterales y desde allí podían los peregrinos oír los sermones y seguir visualmente las ceremonias del altar mayor. Su estructura se conformaba como un espacio continuo, o bien tabicado por tramos, con arqueríay antepechos (1) a lo largo de su recorrido por ambos lados de la nave central. Este prototipo medieval trascendió a otras épocas, y caló también en estilos posteriores, sin que los templos que lo adoptaban tuvieran relación alguna con las rutas de peregrinación que motivaron la idea original.

    Vemos también a veces, especialmente fuera de España, que algunas catedrales —más las góticas que las románicas— presentan sobre las tribunas otro piso (1) de arquerías, de factura aparentemente similar, y cuya profundidad o anchura no siempre es apreciable desde abajo. Podríamos por tanto pensar que aquello también son tribunas. Pero no. Se trata más bien de un estrecho pasillo o ándito (1), vedado a los fieles, cuya finalidad es hacer más fáciles las tareas de mantenimiento del templo, si bien contribuye igualmente con sus arcoy columnaa aliviar las descargaestructurales (2) de las bóveday aligerar y embellecer los altísimos paramentos (1) de la nave principal. Lo llamamos triforio (1).

    Otras veces no se da esta duplicidad de tribuna y triforio, y son incluso mayoría las iglesias españolas de este tipo que rasgan sus altos paramentos con el angosto triforio funcional y no con la ancha tribuna habitable, sirviendo a un tiempo de ornamento y de descarga, como ya se ha dicho.

    A la hora de describir el interior de una catedral o de cualquier otro templo de las características descritas, leemos y oímos a menudo, y solamente, la palabra triforio (suena en verdad más exótica) para señalar la espaciosa galería arqueada (2), por tramos o continua, que recorre a media altura y por ambos lados  la nave mayor, sin dudar siquiera quienes formulan tal aserto de que pueda tratarse de una tribuna. Esta errónea identificación de tribuna con triforio lleva además a no pocos ‘entendidos’ a caer en otro disparate: llamar “falso triforio” —en los templos que carecen de tribunas— al triforio propiamente dicho. Y atribuyendo a triforio, por pedantería más que por ignorancia, propiedades de tribuna, resulta que cuando aquel no las tiene —porque no le corresponden— se ven abocados a tildarlo de “falso”. Sublime petulancia.

    Ahora ya sabemos que las tribunas existen y que reclaman silenciosamente su derecho a ser llamadas por su nombre… cuando corresponda.

     

     

    Tribunas de la catedral de Santiago Apóstol.
    Santiago de Compostela (La Coruña). 1075-1128.

    Interior de las tribunas de la catedral de
    Santiago Apóstol. Santiago de Compostela
    (La Coruña). 1075-1128.

    Tribunas y triforio de la catedral de Nuestra
    Señora. Laon (Aisne, Picardía, Francia). Siglo XII.

    Triforio de la catedral de Santa María de la Huerta.
    Tarazona (Zaragoza). Siglo XIII.

    Tribunas de la catedral de Santa María.
    Tuy (Pontevedra). Siglo XII.

    Tribunas y triforio de la catedral de la Santa Cruz y
    Santa Eulalia. Barcelona. Siglo XIII.

    Interior de las tribunas de catedral de Santa María.
    Lugo. Siglo XII.

    Tribunas de San Juan el Real. Calatayud
    (Zaragoza). Siglo XVII.

    Triforio de la cabecera y del transepto. Catedral de
    San Antolín. Palencia. Siglo XIV.

    Detalle del triforio de la catedral de Santa María
    y San Julián. Cuenca. Siglo XIII.

    Triforio de la catedral de San Salvador.
    Oviedo. Siglo XVI.

    Tribunas de la iglesia de Santiago el Mayor. Zaragoza.
    Siglo XVII.

     

     

    (clica encima de las imágenes) 

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Puedes dejar un comentario

     Volver a No es lo que se dice

  • triconque

    o tricónquido o tricónquida

    Formado con las raíces latinas tri (‘tres’) y conca (‘concha’), alude en origen a la división tripartita semicircular de un cuerpo. Tanto en la arquitectura románica como en la gótica se ha adoptado el término triconque y su equivalente tricónquido para definir la cabecera de una iglesia con ábside de tres cilindros (1) —en concordancia con la etimología—, y también, por acomodación, con otras cabeceras que, aun siendo planas o de alzado (2) recto, contienen tres cuerpos.

    Si en la cabecera se dan cita más de tres cilindros o cubos (4) —un ábside/testero central con tres o más absidiolos—, la cabecera recibe entonces el nombre de tetracónquida, pentacónquida… o policónquida, dependiendo del número de cilindros que intervengan. Planta (1).

     

     

    Triconque mixto. Iglesia de Santa María del
    Camino o del Mercado. León. Siglos XII-XVI.

    Triconque cilíndrico. Iglesia de San Lorenzo.
    Segovia. Final del siglo XII.

    Iglesia de San Martín. Santa María de Buil
    (Huesca). Siglo XI.

    Triconque recto de Santa María de Lebeña.
    Cillorigo de Liébana (Cantabria). Siglo X.

    Interior del ábside triconque de la iglesia de
    San Esteban. Sos del Rey Católico (Zaragoza).
    Siglo XIII.

    Ermita de San Miguel. Foces (Huesca). 1259.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • trífora

    Del latín tri (‘tres’) y foris (‘abertura’), ventana de tres vanoseparados por dos columnillas. La bífora, de dos vanos, está originada por el parteluz. Las sucesivas divisiones del vano dan lugar a los términos tetráfora, pentáfora, etcétera. Triforio.

     

     

    Torre de la ermita de San Bartolomé. Gavín (Huesca).
    Siglos X-XI.

    Sala de Audiencias. Palacio de la Aljafería.
    Zaragoza. Siglos XI-XIV.

    Fachada del palacio de Cort Nova. San Mateo
    (Castellón). Siglo XV.

    Trífora con columnas visigóticas
    reaprovechadas. Claustro catedral
    de Tortosa (Tarragona). Siglo XIII.

    Palacio de Monroy o casa de las Dos Torres. Plasencia
    (Cáceres). Siglo XIV.

    “Casa Natal” de San Vicente Ferrer.
    Valencia. Siglo XIV (reedificada
    en 1950).

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • triforio

    1. o ándito (1). En algunas catedrales y otras iglesias principales, estrecho corredor con vanos (fores, plural de latín foris, -is), no accesible a los fieles, que discurre a lo largo de los paramentos (1) superiores de la nave central, proporcionando a los muros mayor ligere­za volumétrica. El prefijo tri- no determina necesariamente que los vanos estén divididos en tres segmentos, ya que pueden sucederse sin subordinación numérica o adoptar la forma de galería (1) corrida, con o sin arquería.

    En los templos donde además hay tribuna(1), con las que el triforio guarda aparentemente mucha similitud, se alinea por encima de ellas.

    Visto el triforio desde la planta (1), cabe la duda de si se trata realmente de un triforio o es más bien una sucesión de tribunas, debido a que desde abajo no se aprecia bien su profundi­dad, que es lo que los diferencia, o sea, un simple pasillo para el triforio, la anchura de la crujía para las tri­bunas.

    Algu­nos templos se ornamentan con un falso triforio carente de forjado (2), y por tanto aéreo, no transitable.

    Ver también este artículo.

    2. Triple vano, resultado de intercalar dos columnaespaciadas en el centro.

     

     

    Triforio visto por dentro y por fuera. Catedral de
    Burgos. Siglo XIII.

    Triforio de la catedral de la Almudena.
    Madrid. Siglo XX.

    Triforio de la catedral vieja de Santa María. Vitoria.
    Siglo XIII.

    Triforio de la basílica de San Félix. Gerona.
    Siglos XII-XIV.

    Triforio de la catedral de Santa María de Regla.
    León. Siglo XIII.

    Tribunas de la catedral de Santa María. Lugo.
    Siglo XII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • triglifo

    Adorno del friso (2) dórico en el entablamento (1) de un templo griego o de cualquier construcción del orden (1) mencionado, con forma de rectángulo vertical surcado por dos estrías y tres arista(3) planas. Se da el contrasentido de que el ‘tri’ de triglifo alude precisamente a la estría o glifo (2) como determinante numérico, pero estrías solo tiene dos, mientras que es la arista la que realmente se triplica.

    Los triglifos son la sublimación artística en piedra de las cabezas de viga de madera que en el periodo arcaico (2) de la arquitectura griega cargaban directamente sobre el arquitrabe sosteniendo la estructura de la cubierta (1).

    El triglifo alterna, sin solución de continuidad, con las metopas, antiguos espacios vacíos entre viga y viga, que ahora se cubren con placas de piedra, generalmente labradas.

    La versión moderna del triglifo clásico (1) vendría de la mano del arte románico con la invención del canecillo.

     

     

    Friso dórico del Partenón. Acrópolis de Atenas.
    447-432 a. e.

    Templo de la Concordia. Agrigento (Sicilia,
    Italia). 450-400 a. e.

    Iglesia de Santa María de la Mesa. Utrera (Sevilla).
    Siglo XVIII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • trilito

    Dolmen simple formado por dos ortostatoverticales y otro similar que monta horizontalmente sobre los dos primeros. Los trilitos más famosos del mundo son los del conjunto megalítico circular de Stonehenge. (Para dolmen compuesto, ver túmulo [1].) Ciclópeo. Talayótico. Taula.

     

     

    Dolmen simple de Santa Elena. Biescas
    (Huesca). 3000 a. e.

    Trilito moderno en Valencina de la Concepción
    (Sevilla), reclamo de los dólmenes de cámara
    y tholos de La Pastora, Matarrubilla y Ontiveros.

    Pla de Trullàs. Monistrol (Barcelona).
    2000-1500 a. e.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • trinchera
    1. Zanja defensiva que permite disparar a cubierto del enemigo.
    2. Desmonte hecho en el terreno para una vía de comunicación, frecuentemente una carretera o una vía férrea, con posibles taludes (2) por ambos lados.

     

     

    Trinchera George Orwell, en uso desde 1936 a 1938,
    durante la guerra civil española. Monte Iranzo.
    Los Monegros (Huesca).

    Vía férrea en trinchera. Líneas 1 y 3 del
    TRAM metropolitano de Alicante.
    El Campello.

    Autovía en trinchera Ibiza-aeropuerto. Ibiza (Baleares).
    2005.

     

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • tríptico

    Pieza pictórica o labrada en madera, marfil, esmalte u otros materiales nobles, que dispone de tres hojas ensam­bladas por lo común mediante bisagras, para que las exteriores puedan montar sobre la central en caso de custodia o transporte. Políptico.

     

     

    Tríptico del Descendimiento. Brujas. Museo
    Thyssen-Bornemitza. Madrid. 1475.

    El Jardín de las delicias. Jerónimo Bosco. Museo del
    Prado. Madrid. 1503-1515.

    Tríptico flamenco. Museo de Ávila. Siglo XV.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • trisquel

    o trikele o trinacria

    Asentado en la cultura céltica con el significado de “tres alas”, es un símbolo curvilíneo con geometrías incisas formado por una figura a modo de hélice de tres álabes en espiral, que se unen en un punto central al estilo de los símbolos solares, como la esvástica. Para los celtas el trisquel representaba la evolución y el crecimiento de las personas, el aprendizaje constante, hasta alcanzar el equilibrio perpetuo entre cuerpo, mente y espíritu. Plasmado como pieza manejable, el trisquel era usado cual talismán que aliviaba fiebres y curaba heridas. Alguna bóveda cristiana luce todavía un trisquel como clave. Se han encontrado también numerosos trisqueles en forma de petroglifoen Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

    Es muy probable que en el origen del trisquel celta haya tenido algo que ver la trinacria griega: ‘triskeles’ (tres) y ‘akra’ (promontorios), en alusión a los tres cabos montañosos —Lilibeo al oeste, Peloro al nordeste y Pachino al sureste— que dibuja en el mapa la isla de Sicilia, a la que Homero (siglo VIII a. e.) llamó Thrinakrie, nombre que, hacia 1315, Dante Alighieri recogerá como «Trinacria» en la Divina Comedia (no en vano Sicilia ya se había constituido como «reino de Trinacria» en 1302 con Federico II de Aragón). La simbología griega que heredaron los romanos, como lo demuestran algunas de sus monedas, consta de tres piernas dobladas por la rodilla —símbolo de fuerza para los guerreros de Esparta—, unidas junto con las espigas de la abundancia en un punto central por la cabeza protectora de Gorgona y colocadas en forma de hélice, evocando a su manera la conformación orográfica de Sicilia.

    Los navegantes normandos que tomaron Sicilia en 1072 exportaron esta trinacria grecorromana a la isla de Man (mar de Irlanda), y de ella hicieron su bandera. El ancestral trisquel celta y la inmemorial trinacria griega vinieron así a hermanarse en la Britania medieval enriqueciendo su simbología.

     

     

     

    Trinacria cristianizada como clave de bóveda en
    la catedral vieja de Plasencia (Cáceres). Siglo XIII.

    Trinacria medusa en una moneda del tiempo
    de la República de Roma.

    Labras castreñas evocadoras de la simbología del
    trisquel. Museo Arqueológico del Monte Santa
    Tecla. La Guardia (Pontevedra).

    Sillar con trisquel reaprovechado en una
    construcción rural. Airavella (Allariz, Orense).
    Siglo IV a. e.

    Trisquel del castro de Castromao (Celanova,
    Museo Arqueológico de Orense).
    Siglo VI a. e.

    Trisquel en la piedra “Fermosa”. Termas del castro
    de Briteiros. Guimaraes (Portugal). Siglo II a. e.

    isla de Sicilia

    bandera de la región siciliana

    escudo de la isla de Man

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • tritón

    Especie de sireno (véase sirena) que los artistas del renacimiento, inspirándose en la mitología grecolatina (Poseidón y Anfítrite engendraron a Tritón), representaban con torso (2) humano y cola de pez. Portaba como atributos el tridente y la caracola de mar, que tocaba a modo de trompeta para calmar o encrespar las olas. La tradición renacentista se perpetuó en en los siglos siguientes.

     

     

    Tritones-tenantes de la portada del palacio municipal.
    Villena (Alicante). Siglo XVI.

    Fuente del Tritón. Lorenzo Bernini.
    Plaza Barberini, Roma. Siglo XVII.

    “Exordio, el Tritón”. Playa de la Laja. Las Palmas de
    Gran Canaria. 2011.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • troj

    o troje o  panera 

    Granero, a veces compartimentado, para guardar frutos del campo, especialmente cereales. Algorfa (2). Buhardilla (1). Cambra. CillaDesván. Falsa. Golfa. GuardillónHórreo. Silo. Sobrado.

     

     

    troj despensa

    troj asturiano

    troj expectante

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

     

  • trompa

    Rincón semiabovedado y cónico que resuelve arquitectónicamente el paso de un alzado (2) cuadrado o rectangular a una cúpula, a un cimborrio  o a una bóveda. En cualquier caso se requiere siempre el concurso de al menos cuatro trompas. No hay que confundir trompa con pechina; sobre esta también pueden apear las estructuras antedichas, pero la pechina es solo el resultado de la yuxtaposición perpendicular de los cuatro arcotorales (1) del crucero (1), y no incorpora como la trompa elementos nuevos a la fábrica.

    AveneradaTetramorfosVenera.

     

     

    trompa y pechina sustentando una cúpula

    Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada.
    Urueña (Valladolid). Siglo XI.

    Dos de las trompas sobre las que apea el cimborrio
    de la catedral de Tarazona. Siglo XVI.

    Iglesia de Santa Eufemia de Cozollos. Olmos de Ojeda
    (Palencia). Siglo XII.

    Dos de las trompas de la capilla
    del Cristo de la Escucha. Catedral
    de la Encarnación. Almería. Siglo XVI.

    Iglesia de Santa María. Monasterio cisterciense de
    Valbuena de Duero (Valladolid). Siglo XII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

  • trompillón

    Dovela que ejerce de clave en una trompa o en una cúpula. Por extensión, toda la trompa. Ancón (1).

     

     

    trompillón o dovela clave de la trompa

    Iglesia de Santa Eufemia de Cozollos. Olmos de
    Ojeda (Palencia). Siglo XII.

    Cúpula de la ermita de Sta. M.ª de La Lugareja.
    Arévalo (Ávila). Siglo XII.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • tronera
    1. En el muro de una fortaleza, abertura a medida para a través de ella disparar un cañón. Aspillera. Barbacana (4). Buhedera. Cañonera. CasamataMatacánSaetera.

    – tronera de buzón: rectangular y apaisada.

    – falsa tronera: no existe; se trata de un mero orificio ciego en la muralla con apariencia disuasoria.

    2. Ventana pequeña y angosta por donde entra escasamente la luz.

     

     

    troneras de buzón
    Castillo de Castronuevo (Rivilla de Barajas, Ávila).
    Siglo XV.

    tronera de falconete
    Castillo de Castro Caldelas (Orense).
    Siglo XV.

    falsa tronera
    Castillo de Segura de la Sierra (Jaén). Siglo XIV.

     

     

    (clica encima de las imágenes)

     

  • 1 81 82 83 84 85 86

     

    Última actualización: 8 de agosto de 2020