Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

centauro

La mitología griega nos dio a conocer este híbrido, mezcla de hombre (cabeza, tronco y brazos) y de caballo (resto del cuerpo), todo un símbolo de la lucha constante entre la civilización y la barbarie. Escritores romanos como Plutarco y Ovidio se hicieron eco de su existencia y nos contaron, entre otras cosas, su derrota frente a los lapitas, humanos normales de la región de Tesalia emparentados con ellos. Tanto la imaginería clásica como la del renacimiento nos han dejado buenas muestras escultóricas del mito.

En el arte románico hay que encuadrar al centauro dentro del bestiario medieval y su simbología. A las características morfológicas ya citadas hay que añadir que a los centauros románicos les gusta disparar flechas con arco, con lo que a veces son conocidos también como ‘sagitarios’. Y en cuanto a su significado, denotan por un lado las bajas pasiones y por otro la lucha contra los seres malignos.

 

 

Lucha entre un centauro y un lapita.
Partenón. Atenas. 447-432 a. e.

Heracles mata al Centauro, obra de Giambologna.
Plaza de la Señoría, Florencia. 1599.

Capitel de la iglesia de San Millán. Espinosa de
Cervera (Burgos). Siglo XIII.

Portada de la iglesia de San Pedro. Olite
(Navarra). Siglo XII.

Centaura o centáuride amamantando a un
humano. Ventana del castillo de Frías
(Burgos). Siglo XII.

Centauros guerreando entre sí. Capitel de la
iglesia de San Claudio de Olivares. Zamora.
Siglo XII.