Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

cesta

En el orden corintio se llama así el cuerpo propiamente dicho del capitel, su parte más voluminosa. Es probable que el nombre esté inspirado en la historia sobre el origen del capitel corintio que cuenta el arquitecto y tratadista romano Vitrubio (75 a. e.-15). A mediados del siglo III a. e., en una tumba de Corinto, ciudad del Peloponeso, el ya afamado escultor Calímaco, que trabajaba por aquel entonces en la polis griega, vio un canastillo sobre el que descansaba una delgada losa, dentro del cual había germinado casualmente una simiente de acanto; al crecer la planta, rebosó fuera del canastillo por debajo de la losa, lo que hizo que las hojas del acanto se curvaran hacia abajo sobre sí mismas. En este espectáculo banal halló Calímaco la inspiración que andaba buscando para un encargo que le habían encomendado.

En el capitel románico, la representación de la cesta —alejada casi siempre de los corsés clásicos— alcanzó un paroxismo inigualable, recibiendo en su pétreo cuerpo infinitas formas a cual más inspirada, expresión del equilibrio entre la exaltación fantástica y la contención estoica, al tiempo que transmitían mayoritariamente el ideograma de la fe y las costumbres de su tiempo. CesteríaTambor (2).

 

 

Capitel corintio del piso alto de la paraskenia
del teatro romano de Mérida (Badajoz). 15 a. e.

cesta

capitel románico.  Iglesia de San Julián.
Castilseco (La Rioja). Principios del siglo XIII.

Capitel de la Matanza de los Inocentes.
Ermita de Santa Cecilia. Aguilar de Campoo
(Palencia). Siglo XII.