Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

fajón

  1. o cincho. Arco de medio punto o rebajado adherido al intradós (1) de una bóveda de cañón —o arco apuntado si la bóveda es de ojiva o de menor aguzamiento—, que se fija directamente a su vuelta vista (2) dividiéndola en tramos. Esto es lo que, sin más consideración, percibe el ojo, pero la realidad constructiva nos enseña algo más. El arco fajón nace como solución estructural que garantice la estabilidad de la obra (2), a fin de contener las presiones de la bóveda sobre los muros. Obligada por su propio peso, la bóveda tiende a desplazarse hacia los lados poniendo en peligro la firmeza de las paredes que la sostienen, por lo que el arco fajón, haciendo honor a su nombre, actúa como faja o abrazadera de los paramentos (1) sujetándolos por arriba, al tiempo que sendas pilastras o columnas laterales, en las que apea (1), adosadas a los respectivos paños (3) interiores, le sirven de reforzamiento. El arco contribuye ciertamente a evitar un posible colapso de la bóveda, no porque la aguante, pues ella misma se sostiene por su propia estructura arqueada (1), sino porque impide, inmovilizando los muros sobre los que la bóveda se apoya, que estos se desplomen por la presión que aquella les transmite. Los arcos fajones, por tanto, no son en sí imprescindibles para la consistencia de las bóvedas de cañón y apuntada. Pero son siempre decorativos. En una iglesia con naves laterales —ya de por sí excelentes contrarrestos—, la bóveda central suele no obstante proveerse también de arcos fajones de medio punto o perpiaños; no porque los necesite, sino porque actúan como elementos ornamentales que rompen la monotonía de la bóveda y tapan las juntas (2) que dejó por tramos la cimbra (2) a medida que aquella se iba construyendoVer este artículoArco diafragma. Zuncho (1).
  2. o recercado. Recuadro de yeso, ladrillo o piedra alrededor del vano de una puerta o una ventana a fin de enaltecerlas. Acodo (3).

 

 

arcos fajones doblados
Iglesia de San Pedro el Viejo.
Huesca. Siglo XII.

arcos fajones perpiaños
Iglesia del monasterio cisterciense de Santa María la
Real de Osera. San Cristóbal de Cea (Orense). 1239.

bóveda de cañón sin fajones
Iglesia de San Pedro. Besalú
(Gerona). 1160.

Claustro benedictino de San Cugat del Vallés
(Barcelona). Las bóvedas se sostienen sin fajones
y soportan además el piso superior. Siglo XII.

fajón en vano interior

fajón en vano exterior

Bóveda del santuario de San Miguel in Excelsis.
Huarte-Araquil (Navarra). Siglo XIII.

Iglesia de San Elías. Convento carmelita
del Desierto de Calanda (Teruel). 1701.

Ventanas con fajones. Antigua residencia infantil,
hoy sede universitaria. Huesca. Principios siglo XX.

Arcos fajones en bóveda de cañón con lunetos.
Iglesia del monasterio santiaguista de Uclés
(Cuenca). 1602.

Sala de los Arcos. Castillo de Loarre
(Huesca). Siglos XI-XIII.

Nave principal de la iglesia de Santa María de
Obarra. Calvera (Beranuy, Huesca). Siglo XI.

Arcos fajones doblados. Iglesia de
Santa María. Santa Cruz de la
Serós (Huesca). 1030.

Antiguo túnel ferroviario de Béjar (Salamanca) con
bóveda de medio punto sin auxilio de fajones.
1896.

Arcos fajones decorados. Iglesia de
San Agustín. Almagro (Ciudad Real).
Siglo XVIII.

Iglesia superior del monasterio benedictino
de San Juan de la Peña. Santa Cruz de la
Serós (Huesca). Siglo XI.

Casa palacio de los Pagán, hoy entidad bancaria.
Murcia. Principios del siglo XX.

Nave central de la iglesia de San Martín
de Tours. Frómista (Palencia).
Siglos XI y XIX.

 

 

♣ (clica encima de las imágenes)