Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

helicoidal

Que tiene forma de hélice. En la historia de la arquitectura dos elementos helicoidales destacan sobre los demás: la escalera de caracol y la columna de desarrollo sinuoso. Esta puede constar de dos o más fustes en torsión (véase torso [1] y entorchada [2]) o bien de un único fuste con forma ondulada o curvilínea (columna salomónica) o de un fuste recto, cuyas estrías —a veces baquetones (1)— giran en espiral sobre sí mismas.

Gracias a la ingeniería moderna y a los nuevos materiales y técnicas de construcción, la prevalencia nominal que «helicoidal» ha ostentado a lo largo de los siglos a favor de escaleras y columnas es hoy compartida con grandes estructuras arquitectónicas, como algunos rascacielos.

Ver también este artículo.

 

 

Colegio Teresiano. Barcelona.
1889.

Galería superior del patio del palacio del Infantado.
Guadalajara. Siglo XV.

Escalera helicoidal de hierro. Chimenea
(63 m) de la fábrica de ladrillos Almirall.
Tarrasa (Barcelona). 1956.

Casa del Rey Moro. Sevilla. Siglo XIII.

Chimenea de la antigua Fábrica de Papel Layana.
Valencia. 1903.

Torre Torso (Santiago Calatrava). 194 m.
Malmö (Suecia). 2005.