Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

islámico

musulmán

Se califica de islámico el arte en general, y el arquitectónico en particular, circunscrito a la producción proveniente de regiones donde se profesa la religión islámica y cuyos artífices han plasmado en sus obras el espíritu y la letra prescritos en el sagrado libro del Corán. Si las religiones han determinado casi siempre la cultura artística de los pueblos, con el islam se alcanzan cotas eminen­tes. En un principio, sin embargo, no había nada definido. Los alarifes de las primeras dinastías omeyas del siglo VII tomaban elementos artísticos de los pueblos circundantes, tributarios aún en su mayoría del arte romano: el capitel corintio, la columna dórica, la bóveda de horno, la cúpula bizantina, el arco de medio punto o el persa apuntado o el de herra­dura… La mezquita, con planta (1) rectangular, naves hipóstilas cubiertas, patio con fuente y torre alminar, fue la pri­mera edificación netamente musulmana en la que confluyeron todos los elementos citados, dando origen a un estilo (1) com­pletamente nuevo, una combina­ción nunca vista hasta en­tonces, en la que destacaba la profu­sión de ar­cos entrelazados, el uso multiplicador de la columna y la novedosa decoración cúfica y vegetal a base de estucos, yeserías y esgrafiados, alternando con mocárabes y atauriques de creación propia y trazados inverosímiles.

Más tarde se trasladará todo esto a los pala­cios y se logrará la perfección, combinando la plástica con la naturaleza, aleación ya ensayada en las almunias: el detallis­mo minucioso y estático de la decoración arábiga convivirá con elementos vivos como el agua y las plantas de los ubicuos jardines.

Con el paso de los siglos, la imparable expansión del islam hará que el ambiguamente denominado «arte árabe» (ver este artículo) se vaya enriqueciendo con aportaciones autóc­tonas que configurarán estilos muy diversos. En la penín­sula ibérica se conocerá como arte hispanomusulmán o andalusí.

El arte islámico no ha decaído nunca a lo largo de los siglos, extendién­dose por el mundo de la mano de la fe corá­nica.

 

 

Mezquita de Córdoba. Siglos VIII-IX. Sus once naves
se asentaron sobre las cinco que tenía la basílica
visigodo de San Vicente.

Palacio de la Aljafería. Zaragoza. Siglo XII.

Mezquita de Suleimán. Estambul (Turquía).
1550-1558.

Madrasa Ben Yousef. Marraqués (Marruecos). 1567.

Minarete de la Gran Mezquita.
Mequinez (Marruecos). Siglo XI.

Mausoleo del Taj Mahal (combina arte islámico, persa,
indio y turco). Agra (Uttar Pradesh, India). 1653.

Baños del sultán Amir Ahmad. Kashan (Irán).
Siglos XIII y XIX.

Complejo Qalawun (mausoleo y
madrasa), arquitectura islámica
mameluca. El Cairo. 1283.

Palacio del Partal. La Alhambra. Granada. Hacia 1309.

 

 

♣ (clica encima de las imágenes)