Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

paleocristiano

Estilo (1) artístico sin relevancia desde el punto de vista de la innovación, que se desarrolla en Occidente de forma embrionaria a partir del siglo II, toma carta de naturaleza en el siglo IV y eclosiona cuando el emperador Teodosio declara el cristianismo religión oficial del Imperio en el año 380, perdurando hasta el asen­tamiento de los pueblos bárbaros en Europa, en torno al siglo VI. En Oriente tiene su réplica, continuación y perfeccionamiento en el arte bizantino.

Al constituirse Roma como eje de la cristiandad, comienzan a aflorar aquí las pri­meras manifestaciones sin trabas del arte paleocristiano, que no hacen sino tomar del arte romano sus elementos fundamentales, tanto en arquitectura como en las artes figurativas, sin aportar nada nuevo. Las muestras iniciales, sin embargo, hay que buscarlas en las catacumbas, hipogeos inmemoriales de la capital del Lacio y de otras culturas, de las que los cristianos se aprovecharon asiduamente hasta el Edicto de Milán de 315 para dar sepultura a sus muertos y celebrar el culto a escondidas durante el largo periodo de la clandestinidad. En las catacumbas expresaron artísticamente su fe mediante apenas unas docenas de pinturas bíblicas y cuatro o cinco símbolos crípticos, que repetitivamente fueron plasmando en las paredes de las criptay los arcosolios, espacios algo más amplios que el resto, donde honraban la memoria de sus difuntos más ilustres. Con la pax constantiniana de comienzos del siglo IV los cristianos hacen valer el recién promulgado edicto imperial de libertad religiosa para instalarse en espacios públicos, y es entonces cuando la basílica, hasta entonces habitual establecimiento administrativo del Imperio, toma el relevo como lugar de reunión cristiana. Y con este nombre pasó a la historia el templo cristiano por antonomasia, que se fue adaptando poco a poco en sus trazas arquitectónicas a las prescripciones litúrgicas. Al mismo tiempo se potencia ritualmente el baptisterio —común también a las religiones pa­ganas—, edificio generalmente exento donde se celebraba el bautismo por inmersión. Los sarcófagos cristianos fueron igualmente una continuación del arte funerario romano, los cuales ahora se labraban con motivos religiosos y escenas evangélicas.

 

 

Catacumba de vía Latina con algunas de las
primeras pinturas cristianas. Roma.
Inicios del siglo IV.

Basílica de San Félix. Cimitile (Campania, Italia).
Siglo V.

Mausoleo de Constantina o iglesia de Santa
Constanza, hija del emperador Constantino.
Lo mando construir su padre hacia 335. Roma.

sarcófagos paleocristianos

Vista cenital de los restos de la basílica
paleocristiana de Marialba de la Ribera.
Villaturiel (León). Siglos IV-VI.

Ladrillos paleocristianos de la Bética para el revestimiento
de techos y paredes (Museo Arqueológico Nacional,
Madrid). Siglos IV y VII.

Iglesia de San Esteban Redondo o del Monte
Celio. Roma. 483.

Sarcófago paleocristiano utilizado como altar.
Iglesia de la Santa Cruz. Écija (Sevilla). Siglo V.

Sarcófago como altar. Iglesia de San Juan
Bautista. Castiliscar (Cinco Villas, Zaragoza).
Hacia 340.

 

 

(clica encima de las imágenes)