Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

románico

Estilo (1) predominante en Europa durante los siglos XI, XII y parte del XIII, el primer estilo claramente cristiano y europeo que supo aglu­tinar las diferentes corrientes artísticas (romana, bizantina, prerrománica, germánica y árabe) preexistentes en la Alta Edad Media, consiguiendo formular un lenguaje específico y coherente.

Al igual que se llamaron románicas o romances las lenguas deriva­das de latín, idioma que hicieron internacional los romanos gracias a la expansión de su imperio, se convino en 1818 apellidar también «románico» a ese modo de construir ecléctico antes señalado, y que tomaba sus fundamentos de las técnicas proceden­tes del arte romano. No nace el románico como reacción a estéticas anteriorers ya amortizadas, ni debe su cuna a una sola re­gión, sino que surge espontáneamente y de for­ma paulatina, casi simultánea, en Italia, España, Francia y Alemania, con peculiarida­des autóctonas, pero con la suficiente unidad como para ser consi­derado un estilo homogéneo.

En la evolución o desarrollo del románico distinguimos tres fases:

– primer románico (980-1075): variedad de soluciones arquitectónicas tradicionales se combina con elementos nuevos buscando una estética diferente

– románico pleno (1075-1175): quedan definidas sus características esenciales, con especial protagonismo de la escultura monumental e historiada

tardorrománico o románico de transición al gótico (1175-siglos XIII y XIV) [protogótico]: entran en escena el arco ojival, la bóveda de cañón apuntado y la bóveda de crucería —tomados discretamente del ya existente estilo gótico— y promovidos por los austeros monjes cisterciensefrente a los “excesos” ornamentales del románico pleno y muy especialmente contra la ya demostrada fastuosidad del gótico emergente (ver este artículo y este otro).

El robusto románico de sillares y labras brotó como consecuencia de la pros­peridad material y la renovación espi­ritual, y se expandió gracias a las peregrinaciones y al ímpetu fundacional de la orden benedictina. Habida cuenta de que en torno a la fe católica pivotaba la sociedad medieval, fueron los edificios religiosos los que recibieron el mayor impulso constructivo. En menor medida in­cidió en la arquitectu­ra civil, especialmente en la militar o de sesgo nobiliario, al tiempo que la arquitectura popular quedaba circunscrita a las construcciones de madera y adobe; razón por la cual apenas nos han quedado muestras de ellas.

En la península ibérica destacaron por su buen hacer maestros de obras que plasmaron labras y arquitecturas que dan testimonio de su singular autoría. Estos son los más importantes: el maestro Esteban, que trabajó en la catedral de Santiago de Compostela (La Coruña) y en la seo románica de Pamplona; el maestro de Agüero (Huesca), autor también del panteón de San Isidoro de León; el maestro de Jaca (Huesca) y el maestro Miguel, que mostró su maestría sobre todo en Moarves de Ojeda (Palencia).

Estas son algunas de las principales características arquitectónicas del románico:

◊ empleo profuso del arco de medio punto

sillar escuadrado pero no pulido

ábside y absidiolos ornamentados

bóveda de horno, de cañón y de arista (4) en sustitución de la cubierta de madera

gruesos muros y contrafuertes exteriores adosados para contrarrestar los empujede la bóveda

recios pilares interiores (en sustitución de las columnas) sobre los que montan los arcos de las naves

claustro

◊ abundante decoración escultórico-pictórica con motivos del bestiario

esculturas y labras, sometidas a los requerimientos arquitectónicos, eluden los cánones formales

arquivoltas

galería porticada (2)

columnas pareadas 

cimacio (3) único para dos o más capiteles

capitel de inspiración libre, a menudo historiado

arquería ciega tanto interior como exterior para ornamentar y reforzar los muros

bóvedas, paramento(1), portadas, capiteles e imágenes pintados (ver pinturas románicas).

aleroque apean sobre canecillos

lesenaen los paramentos (1) exteriores

fustes multiformes: lisos, labrados, entrecruzados, geminados, estatuarios…

Ver también este artículo.

 

 

Arquitectura (a falta del claustro) de la catedral
de Santiago de Compostela, prototipo de iglesia
románica. Siglos XI y XII.

Iglesia de San Clemente. Taüll (Lérida).
Siglo XII.

Iglesia de San Martín de Tours. Frómista (Palencia).
Siglo XI.

Castillo de Sádaba (Zaragoza). Siglo XII.

Ábside de la colegiata de Santa María.
Arbás del Puerto (León). Siglo XI.

Iglesia de Santa María de la Oliva. Villaviciosa (Asturias).
1270.

Cabecera de la iglesia de Santo Tomás
Cantuariense. Salamanca. Último cuarto
del siglo XII.

 

Claustro de Santo Domingo de Silos (Burgos).
Siglo XI.

Galería porticada. Iglesia de Nuestra Señora de
la Asunción. Jaramillo de la Fuente (Burgos).
Siglo XII.

Iglesia de Santos Justo y Pastor. Segovia. Siglo XII.

Capitel del presbiterio de la colegiata de
San Pedro. Cervatos (Cantabria). Siglo XII.

Altar de la iglesia de San Salvador de Cantamuda.
Palencia. Siglo XII.

 

Portada sur de la colegiata de Santa María la Mayor.
Uncastillo (Zaragoza). 1155.

Fustes estatuarios. Vano del ábside de
Nuestra Señora de la Asunción. Lasarte
(Álava). Comienzos del siglo XIII.

Monasterio benedictino de Santa María. Amer
(Gerona). Siglo X.

Abadía benedictina de Santa Cecilia de Montserrat.
Marganell (Barcelona). Siglo X.

Columnas labradas de la portada
de la iglesia de Ntra. Sra. de la
Purificación. Lopidana (Álava).
Siglo XIII.

Monasterio benedictino de San Miguel. Cruilles (Gerona).
Siglo X.

 

 

(clica encima de las imágenes)