Búsqueda rápida de términos
Pon entre comillas los términos compuestos.

Sillares y mampuestos

tardorrománico

románico de transición protogótico

Última etapa del arte románico: desde el final del románico pleno (hacia 1175) hasta sobrepasado el primer cuarto del siglo XIII —en algunas regiones hasta el siglo XIV—, en que el arte gótico, pujante desde mediados del siglo XII en las catedrales y otros templos señalados, se expande por doquier como estilo (1) hegemónico, con vocación de desplazar el románico progresivamente. Coincide con el periodo de mayor actividad constructiva de la reciente orden cisterciense ―benedictinos reformados procedentes de Francia―, promotora de un arte austero que terminaría retornando con los años, como sucede casi siempre con todo movimiento de renovación o reforma, a la fastuosidad que había censurado. En las numerosas fundaciones que el Císter llevó a cabo, especialmente en las que se produjeron a partir de 1135, la arquitectura de los monjes blancos se caracterizó por la adopción modesta, a veces apenas insinuada, del arco  ojival, la bóveda de cañón apuntado y la bóveda de crucería, formas ya existentes que la recién nacida arquitectura gótica había hecho suyas e iba a desarrollar exponencialmente (ver este artículo y este otro). Durante algún tiempo, el estilo cisterciense compagina en una misma construcción estas innovaciones con el tradicional arco de medio punto, la bóveda de cañón y los pesados contrafuertes. La ornamentación cada vez más naturalista y la proliferación del simple revoque o el agramilado en los muros se combinan con la sobriedad de un capitel de inspiración vege­tal, vidrieraen grisalla o monocromas y la decoración geomé­trica (hojas de palma, rejillas y entrelazados). Esta austera forma de entender el arte, en la que el pathos apenas tiene cabida, va a convivir durante más de medio siglo —en ámbitos no cistercienses—  con un románico más que pleno, cada vez más elaborado y realista, que quiere transparentar, siquiera tímidamente, la fuerza de las emociones. Periodo por tanto de transición al gótico, al tiempo que el románico reduccionista de los monjes del Císter libraba su particular batalla en pro de una radical austeridad. Pugnando por esa mayor plenitud, el románico tradicional se inspira con nuevos bríos en la Antigüedad clásica (1) y en la estética bizantina persiguiendo la monumentalidad y el colorismo.

Se dan cita en esta época algunos de los mejores maestros de obras, a la par canteros, arquitectos y escultores, que crearon escuela en casi todos los casos. Son sus nombres y obras más destacadas:

El maestro Mateo (cripta y pórtico (2) de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela, La Coruña).
Juan de Piasca (tal vez el mismo Covaterio), en las iglesia de Piasca y Rebolledo de la Torre.
El maestro Garsión, autor de la cabecera de la catedral de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja).
Arnau Catell (claustro de San Cugat del Vallés, Barcelona).
Raimundo Longobardo (catedral de Seo de Urgel, Lérida).
Petrus Deustamben, cuyo trabajo en la colegiata de San Isidoro de León, durante la primera mitad del siglo XII, fue decisivo en el románico posterior.
Leodegario, artífice de la fachada de la iglesia de Santa María la Real de Sangüesa, Navarra.

 

 

Atrio de la iglesia del Cristo, debajo de la catedral
de Santander. Primer tercio del siglo XIII.

Iglesia del monasterio premostratense de
Santa Cruz de la Zarza. Ribas de Campos
(Palencia). Finales del siglo XII.

Antiguo dormitorio del monasterio cisterciense
de Poblet. Vimbodí (Tarragona). Finales del
siglo XII.

Rey David músico. Pilar de la cabecera.
Catedral del Salvador. Santo Domingo
de la Calzada (La Rioja). Siglo XIII.

 

Capitel de la resurrección de Lázaro. Obsérvese el realismo
de los discípulos tapándose la nariz. Claustro de la catedral
de Tudela (Navarra). Siglo XIII.

Machón de la Anunciación-Coronación
de la Virgen. Claustro del monasterio
benedictino de Silos (Burgos).
Primera década de 1200.

 

 

(clica encima de las imágenes)